El viento soplaba fuerte en este paisaje casi nada lo detenía había muchos árboles concentrados en diferentes puntos aunque eran vecinos de terrenos áridos, el contraste era obvio y llamaba la atención.

Una combinación de colores entre el rojizo que anunciaba la muerte de estas y unas rosas despojadas de su raíz que se notaba que estaban perdiendo lo que las mantenía vivas pero estaban bajo el sol adornando la parada del autobús.

La parada de autobús era una banca de madera con unos techos de lámina que la convertían en una pequeña cabina sin puerta,  había un letrero con el nombre de la ruta que estaba escrito en un cartón de caja perteneciente  un switch cisco.

Visita Abasteo

El cielo con el viento despejaba las nubes que se iban formando, el color azul era claro y todo parecía indicar que el clima iba a ser muy amigable. Era un lugar en medio de la nada.

Kat comenzó a desesperarse, estaba sentada en la banca de madera, comenzó con una postura regular pero después de media hora se desparramó esperando que la ruta todavía existiera porque estaba lejos de la civilización, solo llevaba una mochila y comenzó a pensar que fue una terrible idea llevar botas.

Se escuchaban muchos insectos pero no lograba reconocer todos, además era obvio que iba a haber insectos en ese lugar, hace mucho no se encontraba con un entorno tan natural, en la ciudad donde vivía los pocos insectos que veían eran la cucaracha y nunca era agradable ver una.

Su cabello se despeinaba con el viento, se le iba a la cara y algunas veces se pegaba en sus labios o le molestaba un poco en las pestañas pero se había resignado un rato atrás sobre esperar a alguien o algo. De nada servía invertir su energía en eso además ese lugar era muy relajante, no existían sonidos hostiles solo era ella y su respiración.

El sol aumentaba la intensidad pero el techo lograba protegerla un poco, no era un mal lugar, ella pensó en aprovechar porque no sabía cuándo podría relajarse de esa manera nuevamente. Pensó en dormir pero prefirió no hacerlo, generalmente cuando se dormía en el día terminaba peor que como se había despertado esa noche.

Vídeo: YouTube 

Estaba en una especie de limbo tratando de pelear con el sueño y conquistando su descanso, el clima estaba agradable y era un excelente lugar para dormir, sus párpados se sentían muy pesados, pensó en dejarse ir y dormir pero le preocupaba no despertar a tiempo para subirse al famoso camión.

Los minutos pasaban, el paisaje se veía cada vez más difuso y tranquilo. Sus párpados estaban pesando más de la cuenta  pero todavía iba a tardar en ir a ver a su amiga así que lo tomó con muchísima calma.

Referencias: Abasteo y Pinterest 

Se quedó dormida y pasaron algunos minutos para que a lo lejos escuchara el camión, casi saltó del banco para poder hacer la parada, no había mucha gente en la ruta pero ella lo único que podía pensar era en el sueño que tenía y lo mucho que había tardado en llegar.