Tus células sanguíneas desempeñan varios papeles en el proceso de curación.

A medida que tu cuerpo se involucra en la curación de heridas, ocurre un proceso maravilloso en cada uno de los sistemas que conforman tu cuerpo.

De acuerdo con un estudio, hay seis etapas de curación de la herida, cada una de las cuales depende una de la otra para cerrar completamente una herida.

Saber lo que implica cada paso es crucial para desarrollar un plan integral de curación.

  1. a) Hemostasia rápida

Esto se refiere al mecanismo que detiene el sangrado real. La mayoría de las veces, tu cuerpo logrará esto mediante un proceso llamado vasoconstricción, en el cual los vasos sanguíneos se cierran herméticamente.

Es similar a cómo puedes cambiar un nivel para detener un grifo que gotea.

  1. b) Inflamación

La inflamación es la forma en que tu cuerpo te alerta de una lesión. Más allá de eso, ayuda a dictar hacia dónde debe dirigirse la siguiente andanada de células sanas.

Como tal, la inflamación es vital en el proceso de cuidado de la herida, pero si se prolonga durante mucho tiempo, puede prevenir la regeneración.

  1. c) Proliferación y migración

Cuando se produce una inflamación, el cuerpo libera varios tipos de células, incluidas las responsables de la migración y la proliferación.

La primera función en realidad se refiere al movimiento de las células, un proceso cuidadosamente coordinado que implica que las células se muevan en un orden específico.

Mientras tanto, la proliferación es similar a la hemostática, ya que las células trabajan para constreñir aún más los vasos sanguíneos.

  1. d) Angiogénesis

Una vez que el sangrado está bajo control, el cuerpo comienza el proceso de reconstrucción del tejido.

La angiogénesis, como se le llama, implica la formación de nuevos vasos sanguíneos. Este proceso ocurre cuando las células de tu cuerpo comienzan a reemplazar las venas y arterias que se dañaron, ya sea creando nuevas secciones o agregando porciones existentes.

Es un esfuerzo decididamente complejo, con muchos productos químicos que se activan para facilitar estas nuevas venas.

  1. e) Reepitelización

Una vez que tu cuerpo ha comenzado a regenerar las venas, es hora de comenzar a volver a crecer la piel dañada.

Tu epidermis está compuesta por células llamadas queratinocitos y durante el proceso de reepitelización, tu cuerpo debe comenzar a forjar estos componentes químicos.

El proceso implica la creación de varias capas, cada una trabajando en conjunto para ofrecer protección y evitar la pérdida de fluidos.

  1. f) Síntesis

Aunque es visto como el último paso, la síntesis a menudo ocurre casi simultáneamente. En este proceso, ciertas proteínas forman coágulos sanguíneos, lo que ayuda a prevenir aún más el sangrado a medida que se forman nuevas venas y piel.

Hay una cantidad de proteínas en juego y ciertas personas carecen de las proteínas necesarias para formar coágulos de sangre.

Referencias: YouTube || Degasa || Wikipedia 

Dependiendo del tipo de herida y de la situación del paciente es cuando puede ser necesaria la intervención de especialistas, inclusive de una clínica de cuidado de heridas en específico.

Por otro lado, tengamos presente que la industria médica siempre está cambiando en cuanto a procesos de curación y medicamentos.

Degasa te puede asesorar

Sin embargo, no deja de maravillarnos la respuesta que nos ofrece nuestro cuerpo para protegerse ante una herida, sencillamente somos una maquinaria impresionante que aún falta mucho por descubrir.