Cuando pensamos en la seguridad computacional se pudiera pensar en ir rápidamente con tu proveedor electrónica para comprar cámaras de seguridad o alarmas especiales.

En este sentido, suelen ser cosas un tanto diferentes. Hoy tocaremos el punto de autenticación y el DNS:

  1. a) Habilitar la autenticación de dos factores

Junto con una contraseña segura y única, la autenticación de dos factores (también conocida como 2FA) es una necesidad si deseas mantenerte seguro en línea.

Si tus contraseñas se ven comprometidas por cualquier motivo, ya sea que se trate de un sitio web comprometido o simplemente se hayan escabullido, tener ese segundo factor de autenticación hace que sea mucho más difícil para alguien ingresar a tu cuenta.

¿Sabes cuándo intentas iniciar sesión en un servicio y te envía un mensaje de texto con un código que debes ingresar? Eso es autenticación de dos factores e impide que alguien ingrese a tu cuenta, incluso si han descubierto tu contraseña.

Dicho esto, si aún estás utilizando mensajes de texto SMS para obtener tus códigos, entonces te estás exponiendo a una vulnerabilidad bastante seria.

Google Authenticator es una excelente aplicación gratuita para todas tus necesidades de autenticación de dos factores

No deberías usar la autenticación de dos factores con SMS porque SMS no es un protocolo seguro, esto hace que tu código sea vulnerable a los fisgones.

En su lugar, es mucho mejor usar una aplicación de autenticación dedicada y hay muchas opciones para ello.

Te podemos sugerir Google Authenticator por su simplicidad, pero también está Duo porque ciertos sitios admiten notificaciones “push”, lo que reduce drásticamente la cantidad de tiempo que se tarda en iniciar sesión.

Una vez que hayas iniciado sesión con 2FA, la mayoría de los sitios te permitirán guardar tu navegador durante un período de tiempo determinado.

  1. b) Usar un DNS seguro

Es posible que nunca hayas oído hablar de DNS antes. Es una de esas partes increíblemente poco atractivas de cómo funciona la web y es básicamente responsable de convertir las palabras www.nombredelsitio.com en la dirección IP específica que permitirá a tu navegador mostrar los contenidos de nuestro sitio.

Descubre más en Abasteo 

De manera predeterminada, es casi seguro que estás utilizando el servicio de DNS predeterminado de tu ISP y en términos de seguridad en línea, es una idea bastante mala.

Ha habido una serie de problemas y una serie de vulnerabilidades en el DNS a lo largo de los últimos 25 años.

La razón principal de esto es que todo es solo un texto claro, por lo que los ISP son organizaciones grandes que pueden trabajar muy rápidamente sobre lo que estás viendo y lo que estás haciendo en línea.

Afortunadamente, tu DNS es la cosa más fácil de resolver sobre tu configuración de Internet e incluso obtendrás un pequeño aumento de velocidad en el proceso.

El servicio 1.1.1.1 DNS de Cloudfire es un paso pequeño pero efectivo que puedes tomar para proteger tu privacidad en línea

[Fuente: YouTube, Abasteo y Wikipedia ]

La forma más efectiva de cambiar la configuración de su DNS es ingresar a la configuración de tu enrutador y cambiar la configuración allí.

Puedes iniciar sesión en tu enrutador escribiendo la dirección IP que generalmente se imprime en una etiqueta en el enrutador y navegando a las opciones avanzadas. Después de este punto, cualquier dispositivo que conecte a tu red doméstica accederá a Internet a través de este DNS seguro.

También puedes cambiar tu configuración de DNS dispositivo por dispositivo, lo cual es útil si tienes un teléfono o una computadora portátil que se conecta a diferentes puntos de acceso Wi-Fi durante todo el día.

Cambiar esta configuración de DNS varía según el sistema operativo, por lo que es mejor que busques la información correspondiente.