A estas alturas del siglo XXI, una mujer embarazada que se encuentra en zonas urbanizadas, tiene acceso a un médico y medianamente a estudios obstétricos como el ultrasonido.

Para muchos casos, el uso del ultrasonido ha ayudado en gran medida a la detección de problemas y es así como se le han dado seguimiento de acuerdo a los diagnósticos.

Sin embargo, si los médicos continúan tratando de detectar retraso del crecimiento intrauterino a través del ultrasonido obstétrico, el resultado serán altas tasas de falsos positivos.

Los estudios muestran que, incluso en condiciones ideales, como que no existen en la mayoría de los entornos, es probable que más de la mitad de las veces se devuelva una prueba de detección positiva con ultrasonido, la prueba sea falsa y el embarazo sea normal.

Resultado de imagen para falsos positivos embarazo

Las implicaciones de esto producen ansiedad en la mujer y la probabilidad de más intervenciones innecesarias.

Hay otro problema en la detección de un retraso del crecimiento intrauterino. Uno de los principios básicos de la detección es evaluar solo las condiciones por las cuales puede hacer algo.

En la actualidad, no existe tratamiento para el retraso del crecimiento intrauterino, no hay forma de desacelerar o detener el proceso de crecimiento demasiado lento del feto y devolverlo a la normalidad.

Por lo tanto, es difícil ver cómo se podría esperar que la detección de retraso del crecimiento intrauterino mejore el resultado del embarazo.

Resultado de imagen para retraso del crecimiento intrauterino

Nos queda la conclusión de que, con la detección del retraso del crecimiento intrauterino, solo podemos prevenir una pequeña cantidad usando intervenciones sociales (programas de nutrición y abuso de sustancias), aún es muy inexactos para diagnosticarlo y no tenemos tratamiento para ello.

Si este es el estado actual de la técnica, no hay justificación para los médicos que utilizan el ultrasonido obstétrico de rutina durante el embarazo para el tratamiento del retraso del crecimiento intrauterino.

Con respecto a la búsqueda científica activa de la seguridad, un editorial en Lancet, una revista médica británica, dice: “No se han realizado ensayos controlados aleatorios de tamaño adecuado para evaluar si hay efectos adversos sobre el crecimiento y el desarrollo de los niños expuestos en el útero a ultrasonido. De hecho, los estudios necesarios para determinar la seguridad nunca se pueden hacer, debido a la falta de interés en dicha investigación “.

El problema de seguridad se hace más complicado por el problema de las condiciones de exposición.

Claramente, cualquier efecto biológico que pueda ocurrir como resultado del ultrasonido dependerá de la dosis de ultrasonido recibida por el feto o la mujer.

Pero no existen estándares nacionales o internacionales para las características de salida de los equipos de ultrasonido.

La seguridad también está claramente relacionada con la habilidad del operador de ultrasonido.

En la actualidad, no existe capacitación o certificación conocida para usuarios médicos de aparatos de ultrasonido en ningún país.

Resultado de imagen para ultrasonidista

En otras palabras, la máquina de nacimiento no tiene una prueba de licencia para sus conductores.

En términos generales podemos decir que se han tenido grandes adelantos y gracias a ellos se han logrado salvar vidas y detectar problemas a tiempo o preparase en todo caso a lo que viene.

Aún queda mucho camino por avanzar y estamos seguros que cada paso en el desarrollo de nuevas tecnologías conseguirán que, tanto madre como hijo logren un final más certero.