Las recetas de comida mexicana tienen una versatilidad impresionante entre ingredientes, recetas y sazones.

Y hay otra variable importante en nuestra cocina: los utensilios.

Desde los desayunos hasta los clásicos antojitos más tradicionales los encontrarás en las zonas menos urbanas por una sencilla razón… aquí todavía se usan los utensilios de barro, el metate o molcajete, las ollas y sartenes de hierro fundido, las palas de madera, en fin.

Cada uno de ellos le brinda un sabor muy particular a la comida.

Por ejemplo, ¿te imaginas un desayuno donde te sirven un café de olla hecho en olla de barro, unos frijoles recién sazonados que se cocieron en una olla de barro, una salsa hecha en molcajete y unas tortillas recién retiradas del comal?

Y si a lo anterior le sumas que todos los ingredientes son naturales, en muchos casos provienen de los huertos familiares… caray, estamos ante sabores y olores inigualables.

En fin, hay muchos privilegiados y nosotros vamos hacer lo propio con lo que tenemos en casa.

Resultado de imagen para sarten de hierro fundido

¿Tienes una sartén de hierro fundido? Felicidades porque es la sartén más versátil de la casa.

Este tipo de material brinda ventajas para cocinar en la estufa, meterla al horno y bueno, tendrás un buen entrenamiento de brazos cargando esa sartén.

No es broma. Las sartenes de hierro fundido son PESADAS, así que debes usar tus dos manos para mayor seguridad.

Esta sartén también retiene el calor muy bien, por lo que tu comida se mantendrá más caliente por más tiempo. Eso es importante para los cocineros.

¿Cuántas veces finalmente te has sentado a comer con la familia y tu comida ya está fría?

Bueno… pues ahora pasemos a lo mejor y es preparar una comida sencilla y sabrosa que se personaliza fácilmente para convertirse en tu propia obra maestra.

Estos son los ingredientes:

  • 1/2 cabeza de col verde cortado en rodajas
  • 2 cucharadas de mantequilla sin sal (si el sabor de la mantequilla no te agrada… utiliza aceite)
  • ½ de carne molida
  • 1 cucharadita de cebolla picada seca
  • 1 ½ tazas de mezcla de queso
  • Sal y pimienta para probar

Preparación

Precalentar el horno a 2500C.

En una sartén grande, agrega 1 cucharada de mantequilla y saltea la col a fuego medio alto hasta que la col se ablande. Retirar del fuego y colocar la col en un plato aparte.

Sazona previamente la carne a tu gusto (un poco de sal y pimienta, por ejemplo)

En la misma sartén, agrega la cucharada restante de mantequilla y cocina la carne molida ya sazonada desmenuzando la carne mientras se cocina.

Agrega la cebolla y revuelve hasta que la carne esté cocida. Si la carne está seca, agrega hasta ¼ taza de agua.

Regrese la col a la sartén y sazona con sal y pimienta. Agrega ½ taza de queso. Cubre la sartén con el queso restante y colócala en el horno. Cocina hasta que el queso se derrita (10 minutos).

Ingredientes opcionales

Esta es una de las  recetas que se adapta fácilmente a lo que tienes en tu despensa, así como a tu gusto personal. Considera agregar lo siguiente:

  • Chile verde cortado en cubitos
  • Frijoles (si no estás limitando tus carbohidratos)
  • Jitomates picados
  • Guacamole

Datos extra tomados de: youtube; kiwilimon.com; cookpad.com; www.elespanol.com; www.rebanando.com