Una de las mayores recomendaciones en cuanto a mantener una buena salud es el tomar agua ligera todos los días en cantidades suficientes de acuerdo a tu condición y situación.

Esto es, porque sencillamente el cuerpo humano tiene aproximadamente 60% de agua y el agua es vital para ayudar al cuerpo a funcionar correctamente.

Al tomar agua suficiente diariamente estamos ayudado a nuestro cuerpo a hidratarse, disolver los nutrientes y eliminar los desechos.

Cuando el cuerpo no puede eliminar el exceso de agua, esto se conoce como retención de agua.

La retención de agua a menudo es temporal y se trata fácilmente, sin embargo, a veces puede ser una indicación de una afección médica grave.

Si experimentas retención de agua que dura más de una semana, es importante consultar con tu médico para determinar la causa de la retención de agua y descartar posibles condiciones de salud.

En los casos en que la retención de agua no es el resultado de una afección médica grave, la incomodidad del edema puede aliviarse rápida y fácilmente.

Resultado de imagen para retención de agua

Descubra consejos para reducir la retención de agua y descubre cómo se diagnostica la afección.

La retención de líquidos o el edema significa que hay un exceso de agua en el tejido del cuerpo que hace que el cuerpo se hinche, especialmente en las extremidades.

La retención de líquidos a menudo es causada por el aumento de la presión arterial en las venas, lo que aumenta la presión sobre los capilares.

Los cambios irregulares en los vasos sanguíneos a menudo se asocian con hábitos alimenticios.

Veamos algunas de las señales que nos indican que estamos reteniendo agua.

Por lo general, se nota por primera vez debido a la hinchazón de las extremidades.

Una indicación de retención de agua es la dificultad para perder peso a pesar de los esfuerzos de la dieta.

Sin embargo, los signos físicos son más evidentes. Los signos físicos de retención de agua incluyen tobillos hinchados y aumento de peso inexplicable en un corto período de tiempo.

Además, es posible que los anillos ya no te queden y que el estómago se sienta hinchado.

Una forma de saber si estás reteniendo agua es presionando suavemente el pie, el tobillo o la pantorrilla con una presión lenta y constante con el pulgar.

Si hay edema, se mostrará una muesca en la piel. Sin embargo, todavía es necesaria una evaluación profesional para determinar la causa de la inflamación de las piernas.

Es posible retener hasta 2.5 k de peso de agua, la mayoría de las cuales se almacena en el líquido que rodea las células en todo el cuerpo.

Se observa que, si eres una persona que consume muchas calorías suelen también conducir también más sodio y esta combinación, además de llevar a un sobrepeso tienden a retener más agua, lo que contribuye en consecuencia a la retención de líquidos.

Ciertos tipos de edema pueden causar molestias moderadas en el área donde se produce una acumulación excesiva de líquido.

Resultado de imagen para sindrome del tunel carpiano

El síndrome del túnel carpiano, la rigidez matutina y los dolores de cabeza pueden acompañar a la inflamación.

La retención de agua también puede confundirse con el síndrome premenstrual o empeorar el síndrome premenstrual existente.

Si observas que tu condición va más allá de esto, lo mejor es visitar a tu médico.