Agradecemos la información proporcionada por ALULA MÉXICO

Si te has preguntado sobre cuál es la mejor leche para bebés te confirmo que es la leche materna y, a su vez, la propia leche materna tiene sus propias fases de propiedades a lo largo de una toma.

Al inicio de darle pecho al bebé, la leche es más clara y menos densa, conforme se va avanzando, la leche va tomando mayor consistencia presentando un alto contenido de grasas y calorías, es más rica, espesa y cremosa y todo esto se obtiene al final de la toma.

Este tipo de leche es la que satisface el hambre de tu bebé y lo hace sentir lleno y con sueño. También ayuda a que tu bebé se sienta satisfecho por más tiempo.

Se puede mezclar la leche materna con la leche de fórmula? - Eres Mamá

a) ¿Cómo llegar al final de la toma para que tu bebé consuma esta leche más espesa

Si estamos hablando de un bebé es un recién nacido o un bebé en sus primera semanas debes buscas que dure comiendo aproximadamente de 10 a 15 minutos en cada seno.

Es normal que durante los primeros días de la lactancia materna, la leche más densa podría tardar más en bajar.

Aquí lo mejor es no estresarte, olvídate del reloj y permite a tu bebé amamantar por más tiempo, esto le dará más tiempo para vaciar tus senos y obtener esa leche que es rica en calorías.

A medida que tu bebé crece, no necesitará amamantar tanto tiempo para recibir una alimentación completa de tu leche. Es posible que tu bebé pueda mamar durante menos de 10 minutos y obtenga todo lo que necesita precisamente porque tus senos también se han ajustado ajustado a producir lo que tu bebé necesita.

b) Leche insuficiente con alto grado nutrimental

Tu bebé necesita obtener suficiente leche materna, principalmente esta que es más espesa para sentirse satisfecho entre las comidas y para ganar peso y crecer.

Si tu bebé no se amamanta el tiempo suficiente en cada toma, es posible que no está obteniendo suficiente leche con estas características.

Otro problema que puede evitar que tu bebé obtenga suficiente leche materna es el suministro excesivo de leche.

Cuando tienes un suministro excesivo de leche materna, tu bebé puede obtener mucha leche inicial (la de consistencia más delgada y ligera) y llenarse antes de llegar a la fase de leche más densa.

Si tu bebé recibe demasiada leche inicial o no recibe suficiente leche densa, puedes notar los siguientes síntomas:

  • Gasificación
  • Llora, presenta gestos que indican que le duele su pancita o percibes síntomas similares a los cólicos
  • Evacuaciones intestinales sueltas y verdes
  • Tu bebé tiene hambre con más frecuencia

Si tu bebé muestra signos de demasiada leche inicial, puede intentar amamantar de un solo pecho en cada toma para ayudar a tu bebé a obtener más leche final.

La leche materna trabaja como un ejército para proteger al bebé de infecciones

c) Bebés prematuros

Los bebés prematuros y los bebés que nacen con ciertos problemas de salud suelen nacer con bajo peso por lo que este tipo de leche materna en esta fase final les ayuda mucho en su crecimiento.

Si tu bebé es prematuro y está en el hospital, puedes hablar con el personal del hospital sobre la recolección y alimentación de tu bebé prematuro.

Debido a que la leche materna en esta fase es más alta en grasas y calorías, puede ayudar a tu bebé prematuro a aumentar de peso.

Habla con el pediatra de tu bebé y sigue sus indicaciones.

Sinapsis EMP | YouTube